lunes, 8 de enero de 2018

En 2018 se debe poner fin a la crisis de la limpieza


El año 2018 debe ser el del fin de la crisis de la limpieza en la ciudad. Las calles llevan meses presentando un aspecto impresentable, estando más sucias que nunca. El responsable es el acalde y la incapacidad de su Gobierno de gestionar uno de los aspectos más importantes de una ciudad, y más cuando presumen de excelencia. Este año debe ser el último en el que los vecinos tengan que quejarse porque su ciudad esté sucia.

Todo comenzó en 2014, cuando la incompetencia de del Gobierno municipal provocó que el contrato de la limpieza se hiciera de manera tan chapucera que provocó un conflicto entre empresas. Se llegó incluso a los tribunales afectando de manera muy negativa a los trabajos de limpieza: pocos recursos, inseguridad y falta de estabilidad es lo que sufren los trabajadores que no dan abasto debido a la negligencia del PP. Es hora de que Vinuesa se ponga a trabajar y haga algo más que solamente anuncios de inversiones millonarias para compensar, y que después no se materializan en nada.

Por otro lado, los socialistas denunciamos que incluso en la crisis de la limpieza, el PP discrimina por barrios, ya que el distrito más afectado es el de Centro, como demuestran los datos de la encuesta de calidad de vida de la ciudad de 2017. Los vecinos de ese barrio son los que sufren en mayor medida la suciedad en sus calles, y por eso le han dado la peor nota en la encuesta. Incluso en esto, el PP perjudica a las personas del Centro.

No hay comentarios:

Publicar un comentario