viernes, 28 de febrero de 2014

Se multiplican los problemas con las contratas del Ayuntamiento

Reunión con las trabajadoras de Ayuda a Domicilio.
El Pleno municipal de Alcobendas del pasado 25 de febrero aprobó por unanimidad una Moción presentada por el Grupo  Socialista y por la que el Ayuntamiento se ha comprometido a defender a las trabajadoras de la Ayuda a Domicilio de la ciudad. Sus condiciones laborales no están siendo respetadas por la empresa adjudicataria, CLECE, que les obliga a desplazarse por toda la región para realizar este trabajo que antes hacían en Alcobendas. En caso de negarse son despedidas.

Se trata de empleos con sueldos modestos y por horas, por lo que estos traslados en realidad esconden una bajada de sueldo porque las trabajadoras tienen que pagarse los desplazamientos, y un aumento de las horas de trabajo por la duración de estos viajes, que suelen ser de más de una hora por trayecto.

No se trata del único incumplimiento contractual por parte de una empresa que presta servicios para el Ayuntamiento de Alcobendas.  Esta semana los socialistas también hemos denunciado que los trabajadores de las mediatecas de Alcobendas están cobrando sus nóminas con al menos dos meses de retraso desde el pasado mes de diciembre. Así, por ejemplo, los sueldos del pasado mes de diciembre no se cobraron hasta el pasado 1 de febrero. Además, el pasado 21 de febrero, los trabajadores recibieron un correo electrónico en el que se les comunicó que no cobrarán las nóminas del pasado mes de enero hasta el próximo 7 de marzo, y las nóminas de febrero hasta finales del próximo mes.

El Ayuntamiento, como responsable último de esta situación, debe exigir a la empresa el pago puntual de las nóminas o rescindir la relación con ella. Los trabajadores no deben pagar las consecuencias de una nefasta gestión.

Sin embargo, muchas veces los problemas tienen su origen en el mismo momento en el que se firma el contrato entre la empresa y el Ayuntamiento. Por ejemplo, el Grupo Municipal Socialista de Alcobendas nos hemos abstenido el pasado 4 de febrero en la aprobación del nuevo contrato del servicio de recogida de residuos y limpieza viaria de la ciudad. La razón es que la nueva empresa va a realizar el mismo servicio que la anterior pero por un 17,4% menos de dinero y sin explicar cómo lo hará.  

Un buen servicio público y unas condiciones laborales dignas tienen un coste, y pretender que se mantendrá un buen servicio público y unas buenas condiciones laborales para 200 trabajadores con menos dinero es una ilusión, y más si no se explica cómo lo harán. 

No hay comentarios:

Publicar un comentario