lunes, 4 de noviembre de 2013

Por una solución integral de los atascos

Cada mañana unas 100.000 personas vienen a trabajar a Alcobendas. No en vano, nuestra ciudad es uno de los núcleos empresariales más importantes de la Comunidad de Madrid e incluso a nivel nacional. Alcobendas es un lugar privilegiado para instalar las empresas, sólo hay un pero: los atascos.

Todos los días laborables pasa lo mismo: kilómetros de atascos en la A-1 y muchas horas desperdiciadas en las interminables colas para poder entrar en nuestra ciudad. Horas de las vidas de los trabajadores que se pierden absurdamente, y horas de productividad de las empresas tiradas a la basura. Es un problema serio que incluso está provocando que importantes empresas que hoy están en Alcobendas, se estén planteando marcharse a otros lugares mejor comunicados. Productividad y conciliación de la vida laboral con la personal se pierden cada mañana (y cada tarde) en los atascos.

Hay que tomar medidas ya. El Ayuntamiento plantea restringir el tráfico en su acceso a La Moraleja mediante un sistema de multas. Lamentablemente no servirá de nada, porque el problema de fondo seguirá ahí. Hasta que no se busque una solución eficaz, consensuada y permanente, hasta que no se destinen recursos y voluntad política, los atascos seguirán existiendo y poniendo en riesgo el estatus privilegiado de Alcobendas como núcleo empresarial, y por lo tanto amenazando el desarrollo económico de nuestra ciudad.


Los socialistas pusimos este problema encima de la mesa en el último Pleno municipal, en el que pedimos, entre otras cuestiones, que el Ayuntamiento liderara una iniciativa que pidiera al Ministerio de Fomento –la administración competente para la A-1- un plan integral para solucionar los atascos. Pero desgraciadamente el alcalde y su mayoría absoluta del PP despreciaron esta petición. De la misma manera que el Ministerio de Fomento despreció hace poco una posible solución al caos del tráfico al eliminar definitivamente el proyecto de un carril bus exclusivo entre Madrid y Alcobendas. Lamentable.   

No hay comentarios:

Publicar un comentario