viernes, 26 de julio de 2013

Es tiempo de pelear por los derechos sociales

Estas últimas semanas han sido muy intensas en Alcobendas, Madrid y en España. El Caso Bárcenas está poniendo en evidencia al Partido Popular y al presidente del Gobierno Mariano Rajoy, que ahora anuncia que comparecerá en el Congreso el próximo 1 de agosto, mientras la mayoría de españoles está a otras cosas y no podrá atender con la atención que este acontecimiento se merece. Lo hace adrede. Es un acto claro de ‘agostismo’, obligado como está Rajoy a dar la cara porque no tiene más remedio. Mucho nos tememos que intentará escurrir el bulto y no asumir su responsabilidad, que la tiene y mucha.   

También han sido semanas de lucha contra la privatización de la sanidad pública en la Comunidad de Madrid. El PP quiere hacer un negocio de la salud de todos los madrileños, y el PSOE nos oponemos. Por eso los socialistas de Alcobendas ya hemos advertido que denunciaremos a la Comunidad de Madrid si al final acaban privatizando los centros de salud de nuestra ciudad, el próximo paso que le espera a la sanidad de nuestra región.

Los socialistas decimos NO al desmantelamiento de los servicios públicos que tantos esfuerzos han costado construir y que tan necesarios son para los ciudadanos, y menos para que un puñado de personas haga negocio a costa de la mayoría. Esto es precisamente lo que busca la reforma de la Ley Local que acaba de aprobar el Gobierno del PP: su objetivo es la privatización a largo plazo de los servicios públicos que hasta ahora prestan los ayuntamientos.


NO a la subida de las tasas de la universidad

Como también decimos NO a la nueva subida de tasas universitarias y de la FP que ha aprobado el PP. ¿Cómo quieren que una persona joven de una familia trabajadora y de clase media pueda seguir estudiando si le suben los precios más de la mitad en menos de dos años?

Está claro, el PP quiere que la universidad vuelva a ser un club privado para los pudientes y que la mayoría de los jóvenes no accedan a los estudios superiores. Por eso los socialistas de Alcobendas le hemos pedido al alcalde, Ignacio García de Vinuesa, que desde el Ayuntamiento echen una mano a los universitarios alcobendenses con problemas para pagar las matrículas. Alcobendas tiene dinero, lo llevamos diciendo desde hace tiempo, y queremos que se utilice para ayudar a los que más lo necesitan. Pero el alcalde dijo NO, que cada uno se pague los suyo, aunque le cueste los estudios.

Pagar, eso es precisamente lo que García de Vinuesa les ha exigido a los afectados por el cheque vivienda de Alcobendas, aunque hace unos meses aseguró que su apoyo iba a ser gratuito e incondicional. Sin embargo, ahora resulta que los afectados que quieren reclamar el cheque vivienda a la Comunidad de Madrid, y al que tienen derecho, deben pagar 400 euros hasta el 31 de julio. El Ayuntamiento dice que es para pagar una posible tasa judicial. Pero no está claro que se la vayan a cobrar a los afectados, ya que la ley dice que este tipo de reclamaciones están exentas de tasas. Entonces, ¿por qué cobran 400 euros? Porque están creando un filtro: el PP de Alcobendas no quiere que demasiados vecinos reclamen su dinero al PP de la Comunidad de Madrid.


El PP de Alcobendas tampoco quiere que los trabajadores municipales mantengan su nivel de vida. Es lo que está pasando con los trabajadores de SEROMAL, que están sufriendo el chantaje del gerente de la empresa, cuyo presidente es el alcalde García de Vinuesa, para que acepten un convenio colectivo mucho peor al que tenían hasta ahora. Si no lo aceptan, les bajarían el sueldo un 39%. Son formas de imposición que recuerdan al franquismo y que no son compatibles con la democracia. Ese gerente debe ser cesado.  

Las últimas semanas han sido intensas y el próximo curso promete serlo más todavía. Los socialistas prometemos seguir peleando para que no se pierdan más derechos y para defender a los vecinos de nuestra ciudad.


Un saludo y te deseo un buen verano 

No hay comentarios:

Publicar un comentario