jueves, 18 de abril de 2013

Una empresa teatral modifica su representación por miedo a las presiones de la ultraderecha


Los socialistas defendemos el derecho a la libertad de expresión después de que una empresa teatral haya retirado un personaje de una obra que se representa en Alcobendas por presiones de la ultraderecha. No lo podemos consentir. La censura es el primer paso al autoritarismo.

La organización Alternativa Española ha puesto en su punto de mira la obra “Prisión Psiquiátrica” que se está representando en Alcobendas por incluir un personaje en el que se caracterizaba a una monja de una manera que esta organización considera “ofensiva”. En un debate celebrado el pasado miércoles 17 de abril en la Cadena Ser Madrid Norte, un portavoz de Alternativa Española justificó su postura asegurando que la libertad de expresión y los derechos humanos “tienen un límite”. Además, comparó al personaje teatral de la monja con la persecución violenta que sufren los cristianos en Nigeria, argumento con el que trató de justificar las presiones ejercidas para que se retire.

Por su parte, una portavoz de los trabajadores de la empresa teatral reconoció que han accedido a retirar el personaje y a modificar la obra por las posibles consecuencias que podría tener ante la actitud de Alternativa Española.

Como portavoz del PSOE de Alcobendas intervine en el debate y condené las presiones ejercidas por la organización ultraderechista y defendí el derecho a la libertad de expresión como el ejercicio fundamental en una democracia. Los socialistas defendemos la libertad de expresión. La censura es el primer paso al autoritarismo ya que, si hoy no respetamos la libertad de expresión, mañana se envía a la cárcel a quien no piensa igual.

No se debe imponer una moral a los demás. Con no ir a ver esta obra de teatro es suficiente, no hay que exigir su prohibición. A mí me ofende muchísimo el Valle de los Caídos, pero no por ello impido a la gente a ir. Al censurar una obra de teatro por considerarla inmoral, se impone la propia moral a los demás. Es fundamental en esta democracia que defendamos la libertad de expresión. Y, sinceramente, no se puede comparar una obra de teatro en Alcobendas con la persecución a cristianos en algunos países.

No hay comentarios:

Publicar un comentario