lunes, 9 de abril de 2012

Los derechos que no se defienden se pierden (o te los quitan)


La reforma laboral que ha realizado el PP, es la reforma más peligrosa que se ha perpetrado contra los trabajadores y trabajadoras de este país.

Es un verdadero atentado a la igualdad de oportunidades e impedirá a una importante capa de la sociedad española no solo llegar a ser considerados “clase media”, sino que, en muchos casos, les condenará a no ser capaces de salir de la precariedad económica, sea cual sea el esfuerzo que el trabajador haga.

Es una reforma que no busca generar empleo, sino incrementar la productividad española en base a reducir el salario de los trabajadores, serán muchos los que sean despedidos para contratar pocos meses después a gente que cobrará un 30% menos. Las excusas de los despidos serán muchas y todas aceptadas por la nueva regulación laboral.

El PP, asume que en este año perderemos unos 600.000 puestos de trabajo, por lo que es evidente que esta reforma no esta determinada para parar la sangría en el empleo.

Busca por tanto la reducción de los derechos de los trabajadores y a partir del próximo año no tendremos en España la dualidad en el mercado de trabajo que había entre fijos y temporales, sino que, habrá un importante núcleo de población que no será capaz de llegar a fin de mes, a pesar de tener un puesto de trabajo.

Si a ésto, se le une la disminución de las becas, la reducción de la calidad de los servicios sanitarios, y algo que esta al caer que es la subida de las tasas universitarias, hace que la derecha de este país esté separando por razones económicas a nuestros hijos.

Lo más sagrado para la izquierda, la igualdad de oportunidades, se rompe con esta reforma y el PP pretende que le salga gratis. Nos encontrará enfrentándonos a su política en todos los frentes, en las instituciones y en la calle, apoyando las reivindicaciones de los sindicatos.

2 comentarios:

  1. Quieren esclavos....esa es la realidad.

    ResponderEliminar
  2. Desde que empecé a defender mis derechos en la empresa donde trabajo, algunos compañeros y jefe me han dado la espalda.

    ResponderEliminar