viernes, 26 de noviembre de 2010

Adiós a la Plaza de la Artesanía

Hay políticos que utilizan las obras de más o menos envergadura como prueba de eficacia y eficiencia pero, en muchos casos, sólo son una forma de cubrir sus carencias para trabajar en beneficio de las personas. Y no es por nada, pero esta actitud suele ser más frecuente en los políticos de derechas, entre ellos el alcalde de Alcobendas, Ignacio García de Vinuesa.


Hace unos días pasé por la Plaza de la Artesanía y sentí una inmensa tristeza. El solar en el que acaba de convertirse me hizo pensar en porqué algunos políticos sienten una irrefrenable necesidad de cargar en los bolsillos de los ciudadanos su ambición por dejar huella, sobre todo en estos tiempos de crisis y cuando se pasan la vida hablando de austeridad.


Todos sabemos que la Plaza de la Artesanía necesitaba una reforma. El paso del tiempo había provocado un deterioro visible, pero de ahí a hacerla desaparecer existe un amplio abanico de soluciones que habrían permitido no gastar el dinero de todos en pagar un nuevo proyecto, no eliminar los rosales y las especies arbóreas y evitar a los vecinos las molestias de los altos niveles de ruido y el malestar que las obras provocan durante mucho tiempo. Además, habría sido un buena oportunidad para abrir un proceso participativo que habría permitido conocer la opinión de los vecinos y darles la oportunidad de decidir cómo querían la plaza. Señor Vinuesa, hay que pensar más en los vecinos y ofrecerles cauces de participación, no vale sólo con hacer una web para las asociaciones.


Seguramente ni el alcalde ni su equipo comparten mi reflexión, pero creo que las obras no siempre son lo más adecuado para hacer ciudad, en ocasiones sólo demuestran la incapacidad de algunos políticos para buscar soluciones imaginativas, creativas y baratas.


La revitalización de un barrio no depende del número de obras que se ejecuten, sino de la creación de vida y actividad que mejoren la convivencia entre los vecinos, en ningún caso la solución pasa por eliminar de un plumazo elementos que forman parte de la historia de un pueblo que se transformó en gran ciudad. Si fuera por los chicos del PP de Alcobendas, no existiría la muralla china.

2 comentarios:

  1. Sólo espero que el alcalde no tome el ejemplo de Gallardón, que plaza que reforma, plaza que convierte en un secarral adoquinado con granito, sin bancos ni sombras.

    ResponderEliminar
  2. Hola Sr. Sánchez,

    En primer lugar, felicitarle por la existencia y mantenimiento de este blog, que creo que es una herramienta indispensable para que los ciudadanos y ciudadanas de Alcobendas podamos tener un nexo directo con usted y, por extensión, con su partido.

    Como le decía anteriormente, me complace leer este blog para ver cuáles son sus ideales y poder así compararlos con los del partido que está en el gobierno de la ciudad actualmente. Aún así, no me gusta leer artículos que, no es que falten a la verdad porque son opiniones y cada una tiene la suya, pero que si que están cargados de una tremenda hipocresía, además de actitud demagógica que salta a la vista.

    Para los ciudadanos que conocemos bien el funcionamiento de nuestra ciudad, Alcobendas en este caso, y que poseemos aún memoria para recordar los últimos años de gobierno del PSOE, que usted quiera convencer a los lectores de que el realizar grandes obras es tan solo un síntoma de ineficacia e incompetencia, creo que no tiene lugar.

    Toda ciudad, y Alcobendas ya es GRAN CIUDAD y UN MODELO DE CIUDAD (aprovechando el eslogan del Ayuntamiento), necesita grandes obras porque tiene unas necesidades distintas a las de un pueblo con menos habitantes.

    Centrándonos en el caso que nos atañe en este momento, que es la remodelación/reconstrucción de la Plaza de la Artesanía, es cierto que era necesaria una actuación en profundidad. Teníamos del orden de 30 casetas que se encontraban inutilizadas y que daban una imagen penosa de lo que es esa plaza. Y por qué..., si tenemos unos fondos como los FEDER (que no salen directamente de las arcas del Ayuntamiento, sino de Europa), que permiten mantener la austeridad de la cual se enorgullece el actual equipo de gobierno, ¿por qué no vamos a acometer la obra en este preciso momento y hacer una Plaza de la Artesanía como la que se merece nuestra GRAN CIUDAD?

    Además, Sr. Sánchez, le recomiendo que no tire usted piedras contra su propio tejado. Y le explico el por qué: Ustedes, en su última legislatura, aprobaron un cuantioso presupuesto (que en este caso si que salía directamente de las Arcas del Ayuntamiento) para demoler y construir después lo que es actualmente el nuevo Centro de Arte Alcobendas. Esta si que es una obra faraónica, que además ha acarreado un aumento considerable en este presupuesto por la mala planificación del mismo.

    Y, no quiero despedirme sin felicitarle por el 2º Premio Nacional del Deporte de esta ciudad. Un Premio Nacional que mucho tiene que ver con la obra faraónica, que fíjese si es descomunal que todavía no se ha podido finalizar, de la Ciudad Deportiva de Valdelasfuentes. Unas instalaciones que acarrean un gasto diario en las Arcas públicas que más de un vecino se sorprendería de la previsión presupuestaria que se hizo de esta antes de ser acometida la obra.

    Sr. Sánchez, siga usted estudiando la ciudad e interesándose por los problemas, y posibles soluciones a estos, de la misma. Para ello está usted en la oposición y todos le agradeceremos que lo intente hacer de la manera más óptima posible. Pero no use usted la demagogia como herramienta política, ni se lance piedras contra su propio tejado.

    Muchas gracias por su atención, y espero poder continuar compartiendo este foro para intercambiar opiniones con usted.


    Alejandro Sánchez.

    ResponderEliminar