sábado, 6 de febrero de 2010

Hay palabras que no se las lleva el viento


“El objetivo de esta revisión es adecuarnos a las necesidades planteadas por una población de personas dependientes, que va en aumento en el municipio, y mejorar la calidad de vida de nuestros ciudadanos”.



Seguro que todos vosotros, al leer este párrafo, habréis pensado ¡Qué bien! Quien ha hecho esta declaración de intenciones tiene claras las necesidades de sus dependientes, sabe que son cada vez más y va a tomar decisiones políticas que beneficien a esta ciudadanía…



Pues no. Por absurdo que parezca, nada que ver con la realidad. Este párrafo lo podéis leer al final de una carta de respuesta a mi columna como portavoz municipal socialista en el SietedíaS. Yo denunciaba, una vez más, la arbitraria decisión del señor Vinuesa de eliminar las ayudas a domicilio que venían recibiendo mayores y dependientes, en algunos casos desde hace cinco años.



Resulta asombroso cómo hay quien utiliza discursos de carácter social para explicar lo inexplicable. Porque, dejando la carta a un lado, el gran problema es la situación de desamparo en la que se ha quedado un buen número de vecinos de Alcobendas, por obra y gracia de una equivocada decisión del alcalde, Ignacio García de Vinuesa.



Intentan maquillar la realidad, pretenden hacer creer que estas personas no existen, pero las denuncias tienen nombre y apellidos. Son vecinos que recibían ayudas creadas por los gobiernos socialistas y que han dejado de percibirlas a pesar de que ahora tienen más edad, se ha agravado su discapacidad y movilidad, incluso, su patología se ha convertido en terminal y ya no pueden valerse por sí mismos.



Los técnicos municipales siguen siendo profesionales con una calidad laboral demostrada, sin embargo, los políticos han cambiado y tienen otras prioridades. No me cansaré de decirlo, estos políticos son de los que entienden los servicios sociales como una cuestión de caridad y beneficencia, en ningún caso como un derecho adquirido por la ciudadanía.

1 comentario:

  1. Lo verdaderamente asombroso, es la habilidad torticera y subliminal, de pretender desviar la atención de esa realidad, amparándose en la versión aportada en el sietedias por un responsable técnico, al objeto de pretender lograr un doble objetivo, desautorizar una realidad por nosotros constatada, y abrir una interesada y prefabricada discordia inexistente, entre el personal técnico-laboral en éste área, y nuestro portavoz y secretario general.
    Lo lógico y lo políticamente correcto, habría sido que quien respondiera, amparándose incluso si quisiera en iguales argumentos, hubiese sido la Concejal de dicho área, asumiendo así la responsabilidad política que la corresponde. Por el contrario, de forma subrepticia, obliga a un responsable administrativo, a asumir una crítica, relegando así la asunción de su competencia, por si en algún momento hubiera de tener que desdecir hechos constatables, que después quedaría como dichos por un subalterno.
    De mucha gente, afortunadamente cada vez más, es sabida la falta y hasta casi la carencia de sensibilidad y hasta de humanidad, que en esta sensible materia que es el área social, carece el gobierno de esta localidad, emulando la de la propia Comunidad de Madrid.
    Lo que no es admisible, es la coincidente revisión de la situación de unas personas necesitadas del mantenimiento de una atención, con un momento crítico, en que confundiendo interesadamente servicios sociales con ley de dependencia, se aprovecha para proceder a realizar un recorte económico injusto e inadmisible, y al mismo tiempo se incumple la obligación de hacer residencias públicas, y se ponen la medalla de decir se van a ofrecer cheques para poder acceder libremente a las residencias que uno desee.
    El mantenimiento de los servicios y ayudas sociales, es un derecho de quien las necesita, y un deber de quien tiene la obligación política y ética de ofertarlas y administrarlas.
    Este Ayuntamiento, nos quiere hacer creer que le importa la gente, y entre ellas las personas mayores y en situación de necesidades especiales, y para demostrarlo, encarga a sus técnicos realice una supuesta revisión, con la que en lugar de mantener y hasta incluso ampliar las ayudas que presta, procede a una drástica e injusta reducción y anulación de unos servicios y unas ayudas, como las ayudas a domicilio de personas mayores y en situación de dependencia.
    Es esta la forma y la sensibilidad que demuestra, que los ciudadanos de Alcobendas, hemos de tomar conciencia colectiva, de que solo hay una forma de hacer que esto cambie, la cita que en la urnas tenemos dentro de poco mas de un año. Es hora ya, de que vayamos pensado objetiva y claramente en éste propósito, en esta meta, un resultado y una respuesta, que se la debemos por respeto a nuestros mayores, ese respeto y humanidad del que carece el actual gobierno municipal de Alcobendas con su Alcalde al frente.

    ResponderEliminar