jueves, 3 de diciembre de 2009

Una M-61 sin molestias a los vecinos


Modesto Nolla, diputado socialista en la Asamblea de Madrid, ha estado en nuestra ciudad para contarnos cómo afectará el trazado actual de la M-61 (conocida como cierre de la M-50) a los vecinos de Alcobendas y, en particular, a los que viven en la urbanización Fuentelucha.


Aunque la polémica ha acompañado desde el principio a esta carretera que unirá la A-6 con la A-1 y que es una reivindicación de los vecinos del norte de la región, la ineptitud del gobierno de Esperanza Aguirre no sólo ha obligado en varias ocasiones a paralizar el proyecto, iniciado en 1996, sino que su actual diseño continúa provocando afecciones medioambientales.



Dejando a un lado el excesivo coste de esta arteria, que ha pasado de 2.300 millones a 2.500 millones de euros sin haber comenzado siquiera su construcción, los vecinos de Alcobendas y sobre todo los de Fuentelucha nos enfrentamos al gran problema del impacto que tendrá en nuestra calidad de vida el trazado que se ha diseñado y que provocará un enorme impacto sobre el ruido, una excesiva movilidad en la zona de Fuentelucha y un trasiego de camiones hacia el polígono industrial y al futuro desarrollo de Valdelacasa.



Es lamentable que la ineficacia del equipo de Aguirre haya provocado el encarecimiento de esta infraestructura y que, además, termine provocando tantos problemas a esta ciudad, cuando todavía carece de la declaración de impacto medioambiental de la Consejería de Medio Ambiente y del pliego de condiciones para el concurso de adjudicación. Y mientras tanto, el alcalde de Alcobendas calla y otorga. Al señor Vinuesa le parece bien todo lo que decide su jefa porque gobierna para ella, no para los vecinos de Alcobendas. No nos merecemos este alcalde.

2 comentarios:

  1. ¿Cuál es el trazado previsto para esta carretera?
    ¿Afectará al monte de Valdelatas o al Soto de Viñuelas?
    ¿Cuál es el volumen de tráfico previsto para este enlace?
    Supongo que estos datos, entre otros muchos, estarán en el proyecto ya que si no es así, no sé como se puede hacer una declaración de impacto ambiental en condiciones.
    ¿Nos puedes facilitar alguno de estos detalles o si hay información pública del mismo para que podamos formarnos una opinión al respecto?.
    Muchas gracias.

    ResponderEliminar
  2. Para alcobendense

    El trazado de la M-61 pasa a escasos metros de las viviendas de Fuentelucha, en Alcobendas, y Tempranales, en San Sebastián de los Reyes, donde atraviesa en falso túnel el parque de protección de la Dehesa para salir al polideportivo Dehesa Boyal en dirección al parque forestal El Retamar.
    Según el estudio de impacto ambiental de la Comunidad de Madrid, en barrios como Fuentelucha, Tempranales o Dehesa Vieja el ruido superaría los 60 decibelios, cuando el límite legal es de 45dB en periodo nocturno. Según los expertos, a su paso por Alcobendas y SanSe podría provocar un ruido superior al del paso de los aviones que despegan de Barajas.

    ResponderEliminar