martes, 3 de marzo de 2009

¿Qué pasa en la policía de Alcobendas?


Durante la gestión de los Socialistas de Alcobendas, siempre nos sentimos orgullosos de la imagen y buen hacer de la Policía Local. Teníamos claro que la percepción de seguridad y la convivencia depende de estos señores y señoras uniformados que velan por nosotros, regulan el tráfico y nos protegen aunque no les veamos. Nosotros sabíamos que la libertad y la seguridad, si están bien mezcladas, hacen un cocktail con un sabor muy democrático. Por eso, tuvimos la mejor Policía Local de España, con estupendos profesionales y gran número de efectivos y dotaciones.
Después llegó el Partido Popular y, aunque en campaña electoral el alcalde y el concejal de Seguridad Ciudadana se hartaron de citar entre sus prioridades a la Policía, no sólo han incumplido sus promesas, sino que han fracasado y tienen un inmenso problema sobre la mesa.
El autoritarismo con que el señor Hervías, concejal de Seguridad, trata a sus efectivos ha creado descontento e inseguridad entre los agentes. Una vez más, la falta de proyecto y liderazgo provoca que el trabajo salga más despacio. Nadie sabe cuál es su tarea, excepto si tiene que seguir y vigilar –y un juez será quien lo valore, pero estas son las acusaciones- a perseguir a los compañeros que negocian el convenio.
La seguridad ciudadana del PP es un fracaso. Hay menos policías en las calles, están desmotivados y carecen de medios, ni siquiera les han entregado los uniformes del nuevo año. Y, entretanto, se saca de la manga pintorescos proyectos como la “policía montada de Alcobendas”. Sí señores, así es como la llama nuestro alcalde. Una policía virtual, ya que pocos la han visto.
Pero ¿Por dónde pueden ir unos caballos por nuestra ciudad? Una pregunta que, al parecer, nadie se hizo en la derecha antes de contratar los caballos, comprar sillas de montar y demás material y pagar cursos de aprendizaje. Mucho dinero de todos nosotros empleado en uno más de sus proyectos peregrinos. Yo creo que la intención era que desfilasen delante o detrás del señor de Vinuesa en algunos actos oficiales. ¡Qué caro nos sale! Una vez más, ni Alcobendas ni su policía merecemos este alcalde.
Mi sincero agradecimiento a nuestra Policía Local por su profesionalidad, soy consciente de que este servicio municipal sobrevive por sus hombres y mujeres y a pesar de los dirigentes populares.

4 comentarios:

  1. Total mente de acuerdo en todo lo que expones en tu Blog. Me gustaría que pudiera llegar a mucha gente.

    Saludos.Manoli.

    ResponderEliminar
  2. El trotón trotando va, el pelo al viento el jinete llevará, y las prebendas para algún amiguete serán

    ResponderEliminar
  3. A este problema de desmotivación añado un problema más grave que es la discriminación de género y el incumplimiento de la conciliación familiar de la que tanto se habla. Yo he vivido un caso reciente en el que una compañera de este cuerpo tras varios años de lucha y vencida por la impotencia finalmente ha sido sancionada. Mandos intermedios que ejercen el más absoluto despotismo ante la absoluta ignorancia y pasividad del alcalde, al cual sólo importa la foto.(bueno claro, y las recaudaciones)

    ResponderEliminar
  4. Soy agente de la policía local de Oviedo, llevo 16 años en el cuerpo y si hay algo que tengo claro es que estoy completamente de acuerdo con el último párrafo del texto, haciendo incapie en que si un cuerpo de policía funciona es gracias a los agentes que día a día cumplen con su servicio con la mejor de sus intenciones y voluntad, muchas veces sometidos a gran presión, o con la sombra de algún expediente planeando sobre sus cabezas. Y luego a la hora de las medallas todos quieren salir en la foto (los mandos y los politicos los primeros).

    ResponderEliminar