sábado, 7 de febrero de 2009

¡A mí no me digas que no se puede!


El cine español ha entregado este año dos premios con motivos suficientes para reflexionar: los Goya al mejor actor revelación y a la mejor canción. Ambos para Juan Manuel Montilla, Langui.
A Langui el parto le provocó una parálisis cerebral y tuvo que crecer con grandes dificultades físicas, en un barrio humilde y marginal de Madrid como el Pan Bendito.
Sin embargo, el esfuerzo, su autenticidad y la dedicación a la música hizo que sus problemas físicos se tornasen en posibilidades. Primero creó el grupo de rap La Excepción y después se convirtió en protagonista de El truco del manco, de Santiago Zannou.
En la película interpreta un personaje con una fuerza de voluntad similar a la suya, de ahí que la frase ¡A mí no me digas que no se puede! se convierta en todo un lema.
Su opinión sobre nuestra sociedad es muy crítica, como la letra de A tientas, la canción premiada, “a veces la suerte no está a tu vera… según te toque así te tocara sufrir, y a seguir para conseguir lo imposible o a sacar de lo malo lo mejor ¿Que tienes un obstáculo? lo superas… a ti y a mi no va a haber quien nos quite el afán… si hace falta te levantas y avanzas, que con esfuerzo, alegría, detalles e ilusión, el niño de la guerra, nacido en la noche, hoy cumple su misión.
¡Enhorabuena, Langui! Tu esfuerzo nos da un ejemplo de superación y tus ganas nos contagian para que nadie nos quite nuestro afán.

4 comentarios:

  1. Leo esta letra y pienso que la ha escrito para los que ya hace tiempo, bastante tiempo decidimos iniciar este camino.
    No tuvimos la suerte a nuestra vera y nos toco sufrir, estamos consiguiendo lo imposible y sacamos de lo malo lo mejor.
    Superaremos todos los obstáculos y no nos van a quitar nuestro afán, nos levantaremos y avanzaremos con esfuerzo, alegría e ilusión.
    Nosotros que nacimos en la noche, en una noche oscura, cumpliremos con nuestra misión y seguiremos mirándonos todos los días al espejo y nos reconoceremos, así día a día y cuando salgamos nos seguiremos reconociendo.

    ResponderEliminar
  2. El problema es que el tiempo es injusto y no pasa igual para todos. Aún así, ha llegado el tiempo de Rafa y de quienes viven y sienten Alcobendas, de aquellos que tienen la dignidad de no "vender" la ciudad como si fuera un anuncio de detergente.

    ResponderEliminar
  3. A veces la suerte no está a tu vera… o sí. A veces la vida nos pone obstáculos y está en nosotros convertirlos en oportunidades para aprender, como Langui. Cuando le escuché agradecer a sus padres “por haberme hecho tan fuerte y ponerme el Nesquik arriba para que yo me esforzase” pensé, las dificultades son oportunidades que nos da la vida para crecer, para mejorar. ¡A nosotros tampoco nos van a quitar nuestro afán!, a pesar de las dificultades…Gracias Langui, porque te has convertido, unos instantes, en un maestro para muchos.

    ResponderEliminar
  4. lo que fue increible es que cuando subio por su goya, lo primero que hizo fue quejarse de que hubieran tenido que ayudarle a subir por las escaleras porque no habia rampa para subir. fuera barreras YA. Richard.

    ResponderEliminar