martes, 17 de febrero de 2009

De la responsabilidad política a las manzanas (o peras) podridas


Recientemente he estado en la entrega de los premios Largo Caballero, que otorga el sindicato UGT. Con ellos, premia a ciudadanos que han fortalecido la democracia desde valores de la izquierda como la solidaridad, la participación, la justicia social y la igualdad.
El histórico socialista Juan Barranco fue uno de los premiados. Barranco es un hombre que, tras muchos años de dedicación publica, sigue siendo cercano a la gente y a su realidad social, próximo a los problemas cotidianos y que busca soluciones desde la responsabilidad que ocupa en cada momento.
Alcalde de Madrid que dejó impronta y senador más votado de España, Barranco es ejemplo de compromiso y lealtad en momentos como los actuales, en los que está de moda el todo vale de la derecha, el desfalco de las arcas públicas y los informes de enemigos políticos en la Comunidad de Madrid.
No se equivoquen, en política la mayoría de los alcaldes y concejales son auténticos servidores públicos que buscan el bien de todos. Sin embargo, hace mucho daño a la democracia que un partido de gobierno descubra que tiene manzanas (o peras) podridas y que no tome medidas urgentes.
Los ciudadanos de la Comunidad de Madrid queremos que Esperanza Aguirre depure responsabilidades, sobre todo si la votaron. La democracia necesita partidos sólidos no autoritarios, porque querer controlarlo todo es peligroso. Señora Aguirre hágale un favor a su partido y a los madrileños y sea transparente, porque lo de Alberto Viejo (ex concejal del Partido Popular en Alcobendas y ex consejero de deportes) sólo ha sido un cortafuegos y la verdad siempre acaba conociéndose.

4 comentarios:

  1. En primer lugar felicitarte por esta ventana a la comunicación política, verdaderamente sugerente, "times are changing" Obama dixit.

    Todo lo que dices en tu artículo me ha parecido ciertamente interesante. Resulta absolutamente sorprendente pero por otro lado, comprensible, a falta de memoria histórica, ésta más reciente, de algunas personas, me explicaré.

    No comprendo como amigos y vecinos, clase trabajadora en su momento, devenidos en clase media, votan al partido popular y, más concretamente a una marquesa liberal y a un riquillo de la Moraleja. Sin embargo, lo hacen. La explicación es fácil, creo que el partido debe abrirse a la sociedad, captar lo mejor de la misma, tanto en personas como en ideas y atrapar el viento del cambio cuando es aún es simple brisa. Debemos reconocer que España en general y Alcobendas, en particular, no es el mismo pueblo cuyas calles recorría hace 30 años y aún recorro. Pondré por ejemplo el barrio 2, clase trabajadora la inmensa mayoría ya jubilados, cuyos hijos, entre los que me encuentro, en su inmensa mayoría pertenecen ya a la clase media y han abandonado el barrio. Preguntémonos por qué los padres cada vez os votan menos y los hijos no os votan ¿Se han vuelto locos? ¿Están todos manipulados por la COPE o TELEMADRID?

    No os votan porque simplemente no satisfacéis sus demandas y no existe renovación en el partido. No se sienten reflejados en un partido donde hay "demasiado profesional de la política" con falta de experiencia laboral y carencias profesionales en otros ámbitos.
    Dad charlas, difundir vuestro mensaje, explicar la demolición incontrolada de la sanidad y la educación pública por Doña Espe, pero al mismo tiempo no demonicéis la enseñanza concertada. Dad confianza a la clase media joven y liberal (en el sentido americano del término) que vive en las urbanizaciones, sed transparentes, utilizar (este es un grato ejemplo) las nuevas formas de comunicación política y, sobre todo, ILUSIONAD con nuevas ideas. Recordad que al igual que yo hay mucha gente que quiere votaros, dadles razones para tener fe en vosotros.

    Quieren creer en vosotros, queremos creer en vosotros, necesitamos creer en vosotros, dadnos una razón para creer, queremos creer, just we want to believe you!

    ResponderEliminar
  2. Me alegra encontrarme con un joven como Bobby, con tantas ganas de creer en la política y en los políticos. Hace años que la derecha española hizo el trabajo sucio de poner en marcha la estrategia de 'la crisis de las ideologías' y, a partir de entonces, a demasiada gente en este país sólo le ha interesado ganar dinero, alcanzar un nivel social más elevado y vivir de las apariencias... una casa más cara, un coche más grande, un apartamento en la playa... El problema es que todo eso y más no les hace mejores personas, porque carecen de la ilusión de la que habla Bobby... ilusión por el cambio, por las nuevas ideas, por la gente y con la gente. Rafa escucha a jóvenes como él porque necesitan recuperar las ideologías y despertarse del mal sueño neoliberal. Quieren creer... es el momento de iniciar el camino.

    ResponderEliminar
  3. Bobby, estando de acuerdo contigo en tu ilusión, en el fondo discrepo con tu visión de la política y de la izquierda. No se trata de convencer a las clases medias de que voten a un partido de izquierdas acercándonos a su terreno y adoptando su ideología conservadora. Los principios de la izquierda pueden no resultar cómodos para estas clases medias de las urbanizaciones, como dices tú, y el de la educación pública es uno de ellos y, a mi juicio, irrenunciable. Lo que se debe hacer es pedagogía sobre estos y otros temas, para que se comprenda que no puede haber una escuela pública para ricos (concertada) y otra para pobres. Pero, claro, para ello se debe poder equipararse la calidad de la escuela concertada con la pública, y esto es cada vez más difícil debido a la falta de recursos derivada de las políticas de la Comunidad de Madrid en este tema (como en otros muchos). Como ves, es la pescadilla que se muerde la cola.
    A mi juicio, es muy difícil en la actualidad recuperar el gobierno de Alcobendas para la izquierda. La pérdida del gobierno sí que pudo achacarse a la mala actuación de los políticos, en este caso del PSOE, que antepusieron sus divisiones personales al intérés de los ciudadanos de izquierdas. Las razones de esta dificultad las resumo a continuación:
    - La labor del gobierno socialista durante más de 20 años fue extraordinaria, consiguiendo que Alcobendas sea una de las poblaciones de Madrid con mayor nivel de servicios. Esta labor, aun queriendo, es difícil de destruir en 4 años, por lo que ya he oído por parte de población no adscrita al PP la frase de "bueno, pues este alcalde no lo está hanciendo mal". Lógicamente, la población sigue disfrutando prácticamente de todos los beneficios conseguidos a lo largo de los últimos años, por lo que nota poco, de momento, la diferencia.
    - Las subidas de precios de vivienda en Alcobendas de los últimos años ha hecho que la mayoría de los nuevos vecinos correspondan a clases medias-altas, que, lógicamente, votan al PP. El resto de nuevos vecinos son inmigrantes, que no tienen derecho al voto (de momento). Por tanto, de esta población nueva no se puede esperar apoyo a la izquierda.
    - La mayoría de la gente de las nuevas hornadas de población (en los últimos 5-10 años) no se siente integrada en Alcobendas. Son personas que viven en urbanizaciones cerradas, que trabajan en Madrid y cuyos hijos acuden a centros privados o concertados en La Moraleja o en Madrid. Estas personas no van a demandar má servicios del municipio (si acaso, la seguridad), por lo que les trae al fresco que esos servicios se vayan destruyendo.
    Por tanto, y muy a mi pesar, soy bastante pesimista en este aspecto, y auguro una larga etapa de gobierno del PP en nuestro municipio. Esto no quita que se deba intentar estar más presente en la sociedad, y esto creo que es la principal labor que debe emprender Rafa, al que le deseo mucha suerte. Desde que el PP está en la alcaldía no he escuchado prácticamente ninguna actuación en los medios de la oposición de izquierdas, mientras que cuando el PSOE gobernaba, el actual alcalde estaba en el candelero día sí y día no.
    Mucha suerte para todos.

    ResponderEliminar
  4. Estimado amigo Bobby, gracias por expresarte en este foro. Coincido en muchas de las cosas que dices, y uno de mis objetivos es abrir mi partido a la sociedad para estar más cerca de los vecinos. Durante la etapa de gobierno socialista en Alcobendas, resolver los pequeños problemas ciudadanos era una máxima municipal, ahora el actual alcalde se esconde de los problemas y no busca que el Ayuntamiento sea un cauce para que la ciudadanía se sienta arropada. Es evidente que la política de los Socialistas siempre se ha basado en la igualdad de oportunidades para todos, al margen de su origen social, y que siempre hemos ofertado servicios públicos para que la clase media pudiera acceder a espacios de calidad pagando lo justo (la Ciudad Deportiva de Valdelasfuentes es un buen ejemplo). Por lo demás, quiero insistir en que mi partido es el que más se parece a esta ciudad. Algunos de nosotros hemos nacido aquí y otros forman parte de aquellas generaciones que llegaron buscando su oportunidad y, entre todos, construimos esta ciudad de la que nos sentimos orgullosos. Nuestro proyecto se basa en creer que Alcobendas no está terminada, que hay mucho por hacer, sobre todo algo más que pintar de azul sus calles, queremos que vuelva el verde porque es símbolo de progreso y de calidad de vida. Y para conseguirlo, necesitamos a gente como tu.

    ResponderEliminar